miércoles, 17 de septiembre de 2008

Sueño absurdo número n

Hace dos noches tuve uno de esos sueños de los que no te quieres despertar... uno de esos sueños de los que te desvelas y vuelves a cerrar los ojos con la inútil esperanza de que tu subconsciente siga el hilo.

Yo era cocinera de un campamento.

Pero no era un campamento de niños salvajes, ni había que cocinar para 70 personas. Era un campamento de unas 20 personas, y lo más chulo es que eran una banda de detectives.

Ellos llegaban de noche de hacer sus cosas chungas y se encontraban un plato de comida caliente en la mesa. Lo mejor de todo es que no eran para nada exigentes, de hecho una noche me pidieron que hiciera revuelto de patatas (ya verás tú) con las patatas que habían sobrado del día anterior, que decían que estaban muy buenas. Eran super amables.

*Creo que este post le quita mucha seriedad al blog, pero lo siento, tenía que contarlo, me ha encantado soñar esto y ojalá recordara más detalles.

**Sospecho que este sueño está "levemente" influenciado por la lectura de un libro que recomiendo: Una noche de perros, de Hugh Laurie.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajajajaja, tia.... estas acarajotada perdida. Y que sepas que soy Carlos, que x cierto tienes mis cosas en tu bolso. ¿puedo poner yo alguno de mis sueños en tu blog tbm?

Bell dijo...

Me di cuenta de que tenía tus cosas en cuanto me subí al bus... típico. y SÍ, pon tus sueños en mi blog. Pero pon las versiones ya censuradas eh?

Sefs dijo...

xD
Belén, te afecta cocinar en el campamento o algo...

Besos desde Atenas (si cambio de blog te aviso, pero creo que no, jajaja)